" “Virgen, yo me he entregado a ti como hijo desde mi nacimiento, en todos los años de mi vida me he hecho siervo tuyo, y te he dado sólo a ti las llaves de mi alma”." ( San Jose de Cupertino )

[ ]  María Madre de Dios ::  Autores   [ ]

 

P. Jorge Loring

( Nacido en 1921 )

 

El P. Jorge Loring, S.I. nació en Barcelona pasó su juventud en Madrid y lo que tiene de jesuita es andaluz. Se ordenó sacerdote a los treinta y tres años. Su libro PARA SALVARTE ha tenido tal aceptación que ha superado largamente el MILLÓN DE EJEMPLARES en España, sin contar las ediciones que se han hecho en Méjico, Perú y Chile. También se han hecho traducciones al portugués en Braga, al inglés en los Ángeles, al árabe en El Cairo, al hebreo en Jerusalén y al gujerati en la India. Hoy se está haciendo la traducción al ruso en Moscú, y al japonés en Tokio.Como ampliación del libro PARA SALVARTE ha publicado otro titulado Cuarenta Conferencias donde desarrolla diversos temas. Estas conferencias están escritas según fueron pronunciadas en distintos puntos de España. También ha publicado otro libro sobre LA SÁBANA SANTA, tema que lleva estudiándolo más de treinta años y sobre el que ha pronunciado más de mil conferencias.

En su Autobiografía cuenta:

Capítulo 1: Antes de nacer

1.- El apellido LORING es norteamericano.
Mi tatarabuelo era de Boston. Vino a Málaga por asuntos de negocios y se casó en Málaga.
Todos los LORING de España provienen de Málaga.
Pero también hay una rama LORING en Filipinas.

Primera anécdota.
Estaba yo dando conferencias en Palma de Mallorca.
Cuando tengo conferencias en un sitio procuro tener antes entrevistas en la prensa radio y televisión locales para que me sirva de propaganda.
Me hicieron una entrevista, a doble página, en el periódico local con una gran fotografía.
Al día siguiente de salir en el periódico iba yo a tener un retiro a unas monjas, conduciendo mi coche. Detrás de mí una larga fila de coches, y vi uno delante, a mi derecha, que llevaba un rato esperando para cruzar, pero nadie le dejaba.
Al llegar yo, frené y le hice señal para que pasara.
La señora que conducía se fijó en la persona amable que le dejaba, por fin, pasar.
Y me reconoció por la foto del día anterior en el periódico.
Giró en redondo y se puso detrás.
Aunque había varios coches entre los dos, como yo aparqué cerca, no me perdí y ella paró detrás.
Se bajó y me dijo:
- ¿Vd. es el P. Loring?
- Sí.
- Soy Lourdes Loring, de Filipinas. Le he reconocido por el periódico de ayer. Debemos ser parientes.
Me invitó a comer y hablamos de nuestro común origen norteamericano.
El haber sido amable me hizo encontrar un familiar de Filipinas.

Ella me enseñó un libro, que yo desconocía, con el árbol genealógico de los LORING, DESDE LA EDAD MEDIA.
El apellido viene de la Lorena francesa. De allí pasó a Inglaterra y después a Estados Unidos.
El libro lo hizo Eduardo Loring que vive en Boston.
Más tarde, estando yo dando conferencias en Nueva York, me prestaron un CHEVROLET-IMPALA y me fui a Boston a ver a Eduardo Loring.
Quería informarle de algunos errores que había puesto en mi familia.
Entre otros ponía que mis cinco hermanas religiosas eran de la Ascensión, y son de la Asunción. No es lo mismo.
En este viaje a Boston cometí un error que quiero contarlo por si le sirve a alguien.
La distancia entre Nueva York y Boston, en el mapa es la misma que hay entre Madrid y Toledo. Por eso yo pensé que podía ir y venir en el día.
No advertí que al ser Estados Unidos mucho mayor que España la escala del mapa es distinta, y por lo tanto la distancia entre Nueva York y Boston era mucho mayor.
Caí en la cuenta ya en la carretera, al ver las millas que tenía que recorrer. Pero ya no podía rectificar, porque me esperaban en Boston.
Este error mío fue la causa de que llegara a Nueva York a las dos de la madrugada, después de un palizón.

2.- Evidentemente que las virtudes de mis antepasados no son cosa mía. Pero doy gracias a Dios por lo que me haya podido tocar en la herencia genética.
3.- De mi abuelo Manuel Loring Heredia dice el diario SUR de Málaga, del 5 de agosto de 1991, página 10:
«Manuel Loring Heredia formaba parte de una de las más señeras familias locales. Era el segundo de los hijos del matrimonio formado por Jorge Loring Oyarzábal y Amalia Heredia Livermore, Marqueses de Casa Loring, fundadores de la finca La Concepción y de su famosísimo Museo Loringiano, base y fundamento del actual Museo Arqueológico de Málaga».

4.- A mi bisabuelo Jorge Loring Oyarzábal, la HISTORIA DE ANDALUCÍA, de la editorial Planeta, le dedica siete páginas: tomo7º,III,368-374 .
Entresaco:
«En 1854-55 Málaga se vio afectada por una terrible epidemia de cólera. (...) En el tiempo que duró la epidemia se formó una comisión, promovida por el Ayuntamiento, en favor de los más necesitados que habían sido víctimas del mal. (...) Entre estas personas descuella sobremanera Jorge Loring Oyarzábal, de vital trascendencia, y que le valió el ennoblecimiento al serle otorgado el título de Marqués de Casa Loring. Prueba inequívoca de su labor humanitaria en esta epidemia, amén de dicho título, es el sinnúmero de muestras de adhesión a su persona mediante testimonios dirigidos al Ayuntamiento de la ciudad, en donde se propugnaba la eficiente labor humanitaria en bien de las clases menos agraciadas.
Por ejemplo:
Excmo. Ayuntamiento Constitucional de esta Ciudad: (...)
Don Jorge Loring, no solamente ha sacrificado su reposo en aras de la humanidad doliente y afligida, sino que ha prestado su fortuna para darle pan al desgraciado. Muchísimas víctimas más habrían sucumbido al azote si él no hubiera puesto su persona y sus bienes. (...) Cuatro establecimientos de farmacia, por cuenta de este hombre eminentemente grande, preparaban las medicinas que se derramaban a manos llenas entre el pueblo, que al recibirlas, gratuitamente, bendecían el nombre de su bienhechor. (...)».

Además de sus virtudes humanitarias y cristianas, Jorge Loring Oyarzábal fue un hombre emprendedor.
Fue el promotor del ferrocarril Málaga-Córdoba.
En 1860 fundó una sociedad con su cuñado Tomás Heredia y Martín Larios para llevar a cabo la gigantesca obra de ingeniería, por lo accidentado del terreno por donde debía transcurrir, sobre todo la zona de El Chorro.
Se realizaron diecisiete túneles, ocho viaductos y dieciocho puentes, con un total de seis kilómetros lineales (Diario SUR: Málaga en el recuerdo, del 31 de enero de 1998, página 309).

En 1877 nace la compañía de ferrocarriles ANDALUCES fundada por Jorge Loring Oyarzábal y La Gándara.
Por los años 1940 los ferrocarriles ANDALUCES se unen a los de M.Z.A. (Madrid-Zaragoza-Alicante), y a los del NORTE y el OESTE para formar la actual RENFE.
A su dedicación a los ferrocarriles de Andalucía se debe que la plaza de la estación de la RENFE de Málaga lleve el nombre de LORING.
5.- Cuento todo esto porque creo que debo a Dios el tener un modo de ser activo y emprendedor heredado de mis antepasados.
6.- Mi padre, malagueño, ingeniero, se enamoró en Barcelona de mi madre viendo el cariño con el que acompañaba a mi abuela por el Paseo de Gracia.
Buscó un amigo que se la presentase, y se casó con ella.


7.- Trabajaba en los Talleres Hereter de Barcelona. Aunque era una fábrica de automóviles, él construye un avión.
8.- Siendo novio iba a ver a mi madre a Malgrat, en avión, y pasaba volando, muy bajo, sobre el mar junto a la playa, saludando a la gente, con la admiración de todos.
Era un avión primitivo, con ruedas de bicicleta y motor de «mosquito», pero en 1918 ver un avión volando tan cerca era un acontecimiento.
9.- Después de casado se va a Madrid y levanta una fábrica de aviones, que más tarde se llamó AERONÁUTICA INDUSTRIAL (AISA).

10.- Sobre la historia de esta fábrica Luis Utrilla escribió un breve artículo, pero muy bien hecho, en MÁLAGA, variaciones: 19(VII-98)25.
Luis Utrilla también ha publicado un libro, muy bien presentado, en unión de Carlos Herraiz, actual Director de AISA, que han titulado:
JORGE LORING: La pasión por la aeronáutica.
En éste libro se cuenta lo mucho que hizo mi padre por el desarrollo de la aviación en España.

Capítulo 2: Juventud y Vocación

1.- La afición de mi padre a la aviación le hacía meternos a toda la familia en un trimotor, todos los años, para llevarnos a veranear a Barcelona.
El hecho era tan insólito que salíamos en los periódicos.

El ABC de Madrid publicó una foto en la que estábamos delante de un «Junker» mis padres, una institutriz inglesa y todos los niños. La más pequeña en brazos el «ama». Yo, que era el mayor, tendría entonces diez años. Y más pequeños que yo, siete más.
Debajo de la foto ponía: «El conocido constructor de aviones, D. Jorge Loring, se desplaza a Barcelona, en avión, con toda su familia».
2.- De los vuelos en mi niñez recuerdo que cuando tuve la tosferina me curé volando sobre el Guadarrama.
Iba con el piloto de pruebas de la fábrica. El avión era abierto y yo de pie sobre el asiento, pues era muy pequeño y si no, no veía nada.
A la vuelta íbamos a saludar a su novia que vivía en el último piso de una casa de la calle Alfonso XII.
Enfilábamos la casa volando sobre el Retiro, a ras de los árboles. Cuando estábamos muy cerca, de repente, subíamos casi verticalmente. Si un día calcula mal, nos metemos en casa de su novia por el balcón.

Yo pasaba mucho miedo, pero no decía nada porque me daba vergüenza de parecer miedoso.
Hoy comprendo que tener miedo ante un peligro real no es ser cobarde sino prudente.

El que no tiene miedo ante un peligro real es un inconsciente.
El cobarde es el que tiene miedo sin tener motivo real.

3.- Estudié seis años en el Colegio de Ntra. Sra. del Pilar, de los marianistas de Madrid: desde la llegada de la República hasta nuestra guerra del 36.

De mis tiempos de colegio lo más notable que recuerdo es cuando Fernando Rein Loring hizo el vuelo Madrid-Manila en un avión fabricado por mi padre.
Fue una proeza nacional, pues ese vuelo en aquel tiempo era peligrosísimo.
Todos en el colegio hablaban de él.
Habían puesto un gran mapa con la ruta, y cada día se señalaba con una banderita la etapa realizada.
4.- Me hago de los Scouts Hispanos con otros compañeros del colegio. Allí recibo una formación patriótica y cristiana.

Para humillarme diré que me gustaba presumir ante las chicas con aquel flamante uniforme de sombrero canadiense, botas de clavos y cintas de colores colgando del hombro.
Para un adolescente, aquel flamante uniforme era motivo de presunción.

Todos los domingos íbamos a la sierra.
A mí me entusiasmaban aquellas marchas cantando al ritmo de los pasos, aquellos juegos de rastreo en el monte, aquellas manualidades donde aprendías a hacer toda clase de nudos, para distintas necesidades. Etc.
Allí aprendí el amor a la disciplina, al compañerismo y a la servicialidad.

5.- Una de las cosas que nos inculcaban era la de hacer una BUENA OBRA CADA DÍA.
Movido por este propósito, un día me encuentro por la calle un chico de mi edad, de unos doce años, empujando un carrito por una cuesta muy empinada.
Se me ocurre ayudarle, pero me da vergüenza pues él iba con un «mono» y yo iba bien vestido.
Pero acordándome de la BUENA OBRA DIARIA, me vencí y me puse a empujar con él. Nunca olvidaré la mirada de gratitud que me dirigió.

6.- En verano asistía al campamento y tenía que hacer turnos de guardia por la noche, con la ronda por todo el campamento. Al principio pasé bastante miedo pensando en los lobos, pero me acostumbré a vencerlo para cumplir con mi deber.

7.- Una de las cosas que más agradezco a los «Scouts Hispanos» es los buenos amigos que allí encontré.
Es cosa sabida los funestos efectos de los malos amigos en la juventud.

Yo suelo decir esto:
«¡Qué mala suerte! ¡Todo lo malo se pega!».
Una mano limpia y otra sucia se estrechan y las dos salen sucias, no limpias.
Un enfermo le pega su enfermedad a un sano, pero el sano no le pega su salud al enfermo .
Una manzana podrida pudre a una sana, pero la sana no cura a la podrida.
¡Y es que todo lo malo se pega!

8.- En el verano de 1936, durante nuestra guerra civil, asesinan a mi padre en Madrid.
Tenía 46 años. Mi madre quedó viuda a los 36 años con ocho niños y arruinada: nos quitaron todo.

Aunque yo sólo tenía 14 años, como era muy alto, varias veces estuve a punto de que me enviaran al frente para defender Madrid. Incluso, en una ocasión, de que me fusilaran.

9.- Un día se presenta en mi casa un señor, que no conocíamos de nada, y le dice a mi madre:
- Su hijo Jorge corre peligro en Madrid. Si Vd. quiere yo la paso a la zona nacional.
Mi madre estuvo dudando de dejarme ir solo con 14 años, pero ante el peligro mayor que tenía en Madrid, me dejó marchar.
Me fui a Valencia, allí me embarqué a Marsella, y en tren a Hendaya. De allí pasé a Irún, y en tren, por Mérida y Sevilla llegué a Málaga a casa de unos primos.
A la doncella que me abrió la puerta le dije que era Jorge Loring, sin caer en la cuenta de que en aquella familia había otro Jorge Loring, primo mío, que había desaparecido en Madrid en los primeros días de la guerra.
Mi tía, al oír el nombre del que había llegado, creyó que era su hijo.
Al verme, se quedó contrariada pues esperaba ver a su hijo; pero enseguida reaccionó y me recibió como a su propio hijo.
Como yo estaba en 4º del bachillerato, quiso meterme en el Colegio de los jesuitas de EL PALO, donde estaban otros hijos suyos.
Llamó por teléfono al rector, que entonces era el P. Cuenca, y le explicó la situación.
El P. Cuenca le contestó que era imposible.
Pero nada más colgar el teléfono volvió a llamar y dijo:
- Mándemelo Vd.
Esta determinación fue decisiva para mi vocación de jesuita.

El P. Cuenca repetía muchas veces:
- Al colgar el teléfono después de mi negativa, me entró un remordimiento que tuve que rectificar enseguida.

10.- En el Colegio de EL PALO hice 5º, 6º y 7º del bachillerato.
En 7º curso tuve de profesor al P. José Antonio de Sobrino.
Con los recuerdos de este curso escribió BUSCANDO SU VIDA.
Fue una novela muy leída por la juventud de los años 40.
Terminado el bachillerato, me fui a Madrid para estudiar ingeniero del I.C.A.I.

11.- Como después de la guerra mi madre quedó arruinada, para llevarle ALGÚN DINERO, en las vacaciones de verano, me metí en un negocio de exportación de pescado.
Por la mañana temprano me iba al muelle pesquero de Málaga para mandar pescado a un asentador de Madrid.
Como a mucha pesca le sacaban las vísceras, que estaban amontonadas en el suelo, aquello olía tan mal que ese olor me hizo aborrecer el pescado para siempre.
Fue un trabajo muy desagradable para mí, pero lo hacía con gusto, sintiéndome cabeza de familia de mis siete hermanos pequeños.

12.- Durante unas vacaciones del verano hice EJERCICIOS ESPIRITUALES en Torremolinos con el P. Granero, que había sido mi Padre Espiritual durante los últimos años del bachillerato que estudié en el Colegio de EL PALO de Málaga.
Salí convencido de que Dios me quería jesuita.

Las razones en que fundamenté mi vocación son éstas:
- La felicidad del hombre está en servir al prójimo.
- Si yo levanto la fábrica podré dar trabajo a varios centenares de hombres.
- Pero si me hago jesuita ayudaré a más hombres a salvar sus almas, lo cual es muchísimo mejor.
- Lo más grande que puedo hacer en la vida es colaborar con Cristo a la salvación de las almas.

Pero no me atrevía a decírselo a mi madre, pues después de la guerra quedamos arruinados. La fábrica quedó destruida con la guerra. Y yo era su esperanza. Éramos ocho hijos, yo el mayor, después seis niñas y mi hermano tenía nueve años.

Lo natural es que mi madre me hubiera dicho:
- ¿Cómo me vas dejar en estas circunstancias?
Sin embargo ella contestó:
- Jorge, si Dios te llama, vete; que a mí Dios no me abandona.
Y así fue.

El gerente de la fábrica de mi padre, que se llamaba Antonino Pita, era gallego y la guerra le cogió en Galicia. Como no habíamos sabido nada de él, pensábamos que habría muerto en el frente, pues era militar.

En el verano del 42 se presenta en mi casa y le dice a mi madre:
- La fábrica hay que levantarla de nuevo. Yo me encargo de ello.
Y la levantó antes y mejor de lo que yo hubiera podido hacer; pues él sabía muy bien la maquinaria que hacía falta y los obreros necesarios.
Mi madre siempre pensó que la aparición de este señor fue el premio de Dios por dejarme marchar.

Al estallar la guerra civil, en julio del 36, en la fábrica se estaban construyendo cien avionetas GP1, de Gil-Pazó, para la Aviación Militar.
Al aproximarse sobre Madrid las tropas de Franco, el Gobierno de la República mandó desmantelar la fábrica y trasladarla a Alicante.
Después de la guerra, Antonino Pita la levantó de nuevo formando una sociedad llamada Aeronáutica Industrial (AISA).
Empezó construyendo el camión AVIA y después se dedicó a reparar los Saboya 79 que habían volado durante la guerra civil.
También se fabricaron en serie aviones de prototipos propios, como las HM, diseñadas por el ingeniero Huarte Mendicoa, de las que se hicieron diez tipos distintos, y las I-115, de Iberavia, que dio muy buen resultado y de la que se construyeron varios centenares de aparatos.
Más adelante se han construido también nuevas modalidades de autogiro. Ha sido una continuación de los primeros autogiros que construyó mi padre para Juan de la Cierva, su amigo y compañero de estudios.

13.- En los años sucesivos de mi marcha al noviciado, se fueron marchando religiosas cinco de mis hermanas, y el último mi hermano Jaime, que también es jesuita.
Somos siete hermanos religiosos.
Sólo se casó la más pequeña, Carmina, que se quedó con mi madre.

14.- En el cielo hay muchos santos anónimos, que no están en los altares.
Yo considero que entre ellos estará mi madre, pues su generosidad para con Dios fue heroica.
En la vida pasó por momentos muy difíciles, pero siempre puso su confianza en que Dios la ayudaría.
Y así fue.
Aunque murió con más de noventa años, con las limitaciones que lleva consigo una edad avanzada, siempre tenía la voluntad de Dios como el supremo de los valores, y esa fe la transmitió a sus hijos.
Yo creo que la fe que ella nos inculcó tuvo mucha parte en la llamada de Dios que después recibimos sus hijos.
Y esa fe hacía que hasta última hora su principal, preocupación era que nosotros fuéramos buenos religiosos.

Capítulo 2: Paciencia de Dios con los hombres

A nosotros la obligación de practicar la paciencia no nos viene de la soberbia humana, asombrada de la resignación canina, sino de la divina ordenación de una enseñanza viva y celestial, que nos muestra al mismo Dios como dechado de esta virtud 2. Pues desde el principio del mundo Él derrama por igual el rocío de su luz sobre justos y pecadores. Estableció los beneficios de las estaciones, el servicio de los elementos y la rica fecundidad de la naturaleza tanto para los merecedores como para los indignos. Soporta a pueblos ingratísimos, adoradores de muñecos y de las obras de sus manos; y que persiguen su nombre y a su familia 3. Su paciencia aguanta constantemente la lujuria, la avaricia, la iniquidad insolente, a tal punto que, por esta causa, la mayoría no cree en Él porque jamás lo ven castigando al mundo.

Capítulo 3: Noviciado y origen del PARA SALVARTE

15.- En el verano de 1941 ingresé en el noviciado de los jesuitas de El Puerto de Santa María.
Los jueves salíamos a la catequesis por distintos sitios.
A los 15 días de ponerme la sotana me mandaron a un cuartel.


Tenía que hablar a cincuenta soldados.
Al principio me temblaban las piernas, pero me acostumbré, y aquella experiencia me ayudó muchísimo para las conferencias a hombres a las que me dedicaría en el futuro.

16.- Tres años después me mandaron a hablar a los presos del penal. Fue bastante difícil contactar con aquellos hombres.
Fue un apostolado muy duro.
Recuerdo la impresión que me hacía cuando el funcionario me metía en la «Brigada de sangre», cerraba la puerta con llave y se marchaba. Los que estaban allí tenían delitos de sangre, y algunos habían matado sacerdotes.
Pero poco a poco iba logrando ser aceptado.
Me di cuenta del tremendo desconocimiento que tenían de la religión. Entonces se me ocurrió que era necesario hacer un catecismo de adultos, pues entonces, era el año 1942, sólo tenía el Ripalda y el Astete, inadaptado para hombres adultos.
Así nació el PARA SALVARTE.
Empecé resumiendo los PUNTOS DE CATECISMO del P. Vilariño, y los repartía fotocopiados.
Mis compañeros también utilizaban esas hojas en sus catequesis, y me daban sugerencias para completar y enriquecer el texto.

El mismo nombre de PARA SALVARTE se lo debo a un compañero.
Yo lo llamaba LA CADENA, pues era un COMPENDIO ENCADENADO DE LAS VERDADES DE LA RELIGIÓN CATÓLICA.
En cien frases numeradas estaba todo el dogma y toda la moral.
Cada frase numerada estaba enlazada con la anterior y con la siguiente.
Por eso era un COMPENDIO ENCADENADO que yo bauticé como LA CADENA.
Más tarde, siendo en Granada estudiante de teología, hice la primera edición impresa para repartirla a los soldados de aviación que oyeron mis conferencias de los jueves.

17.- La difusión de PARA SALVARTE ha sido espectacular.
Más de cincuenta ediciones con más de un millón de ejemplares en castellano, en vida del autor.
Esto es excepcional, según me dijo a mí el director del INSTITUTO DEL LIBRO ESPAÑOL.
Con varios títulos, son muchos los que han superado el millón en España. Pero de un solo título y en vida, no.

18.- Además se han hecho ediciones en Méjico, Perú y Chile.
Y traducciones al inglés, al portugués, al hebreo, al árabe y al gujerati en la India.
Hoy se está traduciendo al ruso en Moscú y al japonés en Tokyo.

19.- Voy a contar dos anécdotas.
Estando en Roma para hacer mi vídeo sobre la IDENTIFICACIÓN CIENTÍFICA DE LA TUMBA Y DE LOS RESTOS DE SAN PEDRO, pido una audiencia con el P. General de la Compañía de Jesús, el P. Kolvenbach, que es holandés y ha sido misionero muchos años en el Líbano.
Yo llevaba, para enseñarle en mi visita, un ejemplar de PARA SALVARTE, como la obra cumbre de mi vida.
Cuando lo ve, me dice:
- Ya lo conocía. He tenido en mis manos la traducción árabe en el Líbano.

20.- Providencial ha sido el modo de lograr la traducción al ruso.
Estando en Santander caso al hijo de un amigo mío.
A la boda viene de Chile un compañero del novio. Habían estudiado juntos en una universidad de Estados Unidos.
Estamos tomando el aperitivo en el Hotel donde se va a tener la cena.
Había más de cien personas.
Naturalmente yo no hablo con todos, sólo con el que tengo al lado.
Resulta ser el compañero chileno.
Empezamos a hablar y, naturalmente, al poco tiempo sale a relucir PARA SALVARTE.
Y le digo:
- Ahora que se ha hundido el telón de acero soviético, y que Rusia se abre a la fe, me gustaría traducir al ruso mi libro PARA SALVARTE para ayudar a la evangelización de Rusia.
Me dice:
- De eso me encargo yo. Tengo negocios en Rusia y voy con frecuencia a Moscú.
Efectivamente, me buscó un traductor ruso: un padre dominico que habla el español y que ya ha traducido la mitad del libro.
Considero una providencia de Dios encontrarme en Santander con uno que viene de Chile y que me busca en Moscú un traductor ruso para mi libro.

21.- La traducción al hebreo la ha hecho un judío, convertido al catolicismo en Palma de Mallorca, a quien mi libro le ayudó mucho a su conversión, y que lo utiliza en Israel para ayudar a los judíos que quieren convertirse.

22.- Antes de ordenarme sacerdote estuve dos años enseñando Física y Matemáticas en el colegio PORTACELI de Sevilla.


También me encargaron de los deportes.
Tengo la satisfacción de decir que el nombre de PORTACELI del colegio se debe a mí.Yo llevaba la revista del colegio. Se llamaba VILLASÍS, por la plaza donde estaba el colegio antiguo.
El nuevo colegio se levantó en unos terrenos que se llamaban LA HUERTA DEL REY.Yo tenía que cambiar el nombre de la revista.
Un día camino del nuevo colegio de LA HUERTA DEL REY leo el letrero de una calle que limitaba LA HUERTA DEL REY: CALLE PORTACELI.Me gustó el nombre para la revista.
A la comunidad del colegio también le gustó.
La revista se llamó PORTACELI, y el colegio también; porque el nombre oficial de Colegio del INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA era muy largo.
Y me alegro muchísimo que el colegio de llame PORTACELI que significa LA PUERTA DEL CIELO, porque eso debe ser un colegio llevado por religiosos. Un colegio donde se enseñe el camino del cielo.
Pues limitarse a la cultura profana es incompleto. Eso lo puede hacer un colegio llevado por no religiosos. Lo nuestro es la formación religiosa. Enseñar el camino del cielo.
Por eso el colegio PORTACELI debe ser LA PUERTA DEL CIELO.

23.- En 1954 me ordené de sacerdote. Tenía 33 años.

Poco después se casó mi hermana Carmina, la más pequeña de los hermanos, que se quedó con mi madre. Los otros siete hermanos éramos religiosos.

.................

Si desea leer toda su autobiografía visite: http://www.spiritusmedia.org/CD-para-ver/autobiografia.htm

Ver textos de este autor,  publicados en este sitio

 

Ayúdenos a solventar nuestras webs de evangelización:

Donar 3 dólares 

Libreria

 

:: Volver a la página anterior ::

 

:: Ver todos los autores publicados ::

645408 lecturas.

 [ Index Home  ]  [ Las Coronas de María  ]  [ La Devoción a María  ]  [ María en la Biblia  ]  [ María en la Iglesia  ]

[ María y los Santos  ]  [ María entre nosotros  ]  [ Canal Youtube  ] [ Mapa del sitio  ]

[ Sobre esta web  ] [ Publica tu Testimonio ] [ Firma el Libro de visitas ] [ Contacto ]