" “Y los hermanos, ¿son devotos de María?”...“Que le profesen una devoción muy tierna, pues la devoción a María es bálsamo en el dolor, escudo en la tentación y acicate para la virtud”." ( San Gabriel de la Dolorosa )

[ ]    Home   ::  Reflexiones    [ ]

 

Sábado, 13 de Marzo de 2010

María, Horno del Amor Divino

"Entonces el Señor le dijo: «Yo soy el Señor que te hice salir de Ur de los caldeos para darte en posesión esta tierra».

«Señor, respondió Abram, ¿cómo sabré que la voy a poseer?».

El Señor le respondió: «Tráeme una ternera, una cabra y un carnero, todos ellos de tres años, y también una tórtola y un pichón de paloma».

El trajo todos estos animales, los cortó por la mitad y puso cada mitad una frente a otra, pero no dividió los pájaros. Las aves de rapiña se abalanzaron sobre los animales muertos, pero Abram los espantó… Cuando se puso el sol y estuvo completamente oscuro, un horno humeante y una antorcha encendida pasaron en medio de los animales descuartizados. Aquel día, el Señor hizo una alianza con Abram."

(Genesis 15,7-12.17-18)

 

En la antigüedad, cuando dos personas hacían un contrato o compromiso, colocaban a cada lado las mitades de los animales y pasaban ambos entre ellos como símbolo del compromiso asumido.

 

Cuando Dios promete a Abram que le daría tierra, sella su alianza con un acto conocido por Abram y la gente de su época. Y nos dice la Escritura que entre las mitades de los animales pasó un horno humeante y una antorcha encendida.

 

La antorcha es la figura de Dios que se compromete El solo a cumplir sus promesas. La antorcha pasó, no al momento de tener Abram preparado todo sino cuando el sol se puso y estuvo completamente oscuro y las aves de rapiña se habían abalanzado sobre las mitades.

 

En la noche del mundo, Dios envió a su Hijo a sellar la Nueva y definitiva Alianza de amor y perdón entre Dios y los hombres. Jesucristo pasó por el medio de nuestras debilidades y pecados y ofensas haciéndose cargo El sólo de la fidelidad a esta Alianza. El es la Llama que ilumina la oscuridad de la noche del pecado. El es el garante ante Dios Padre por la humanidad caída y deudora. El es el Redentor.

 

Pero al lado de la Llama, hay un horno humeante. Humeante porque de allí ha salido la llama. La ha llevado y cuidado manteniendo su calor y brillo oculto a los ojos del mundo, hasta que la llama salió a iluminarlo. Humea por el calor que ha quedado en su interior y porque ha ardido sin quemarse como la zarza de Moisés. Y el humo se mezcla con el fuego de la llama y sube a los cielos como el buen aroma de Cristo exhala de los cristianos.

 

Este horno humeante representa, a mi parecer, a la Santísima Virgen María. En este horno caldeado al calor del Espíritu Santo se había encarnado la Llama del Divino Amor del Padre: Jesús, el Verbo. Cuyo Ardiente Amor pasó entre la humanidad caída y dividida encendido en la antorcha de la Cruz. Y junto a la Cruz, estaba su Madre, el horno del Amor Divino, el horno del Pan Vivo bajado del Cielo, que ardía de amor y de dolor a la misma temperatura de la Llama de Cristo. Ella pasó junto a la Llama que sellaba la Alianza, como el Horno Humeante. Y en nombre de la Humanidad caída, solo Ella, Inmaculada Concebida Purísima y sin Pecado, podía pasar caminando como garante fiel, al sellar Jesús esta Alianza Eterna de Salvación. Mientras nosotros, como Abram, solo podemos asistir agradecidos a semejante Sacrificio de Amor. Ella se asoció a su Hijo en el dolor y su Corazón lacerado mezclaba su dolor con la Sangre de su Hijo.

 

Jesús es quien nos ha salvado. El sólo quiso pasar por la Cruz para pagar nuestra deuda pues no había manera de que pagáramos nunca las ofensas hechas a Dios (Salmo 49,8). Pero como Abram, la humanidad debe aceptar esa Salvación dada gratuitamente a precio tan grande. Esa garantía de la humanidad que acepta a Dios Salvador la encarna María al pie de la Cruz intercediendo sin cesar por todos nosotros, pues Ella garantiza que el misterio Salvador de la Cruz no ha sido en vano. Y nosotros, personificados en Juan, nos colgamos de su brazo para no desfallecer ante el acoso permanente de las aves de rapiña de nuestro pecado.

 

El, el Garante ante el Padre. Ella, la Garante ante el Hijo. El, el Redentor. Ella, la Corredentora.

 

“María, la «mujer nueva», está junto a Cristo, «el hombre nuevo», a la luz de cuyo misterio encuentra sentido el misterio del hombre. Y es así como prenda y garantía de que en una persona de nuestra raza humana, en María, se ha realizado ya el proyecto de Dios para salvar a todo el hombre.” (Marialis Cultus. Pablo VI. 1974)

- Claudio* -

1538 lecturas

Bookmark and Share

Ayúdenos a solventar nuestras webs de evangelización:

Donar 3 dólares 

Libreria

( Para seleccionar una reflexión haga click en el título )  

Pagina 4 de 8 / 157 reflexiones publicadas.

Fecha de publicación Título Lecturas
Sábado, 26 de Junio de 2010  Madre Pura de los purificados en Cristo 1484
Sábado, 19 de Junio de 2010  Virgen Santa de la Cruz  1572
Sábado, 12 de Junio de 2010  El inmenso e Inmaculado Corazón de María 3635
Sábado, 5 de Junio de 2010  Santa María, Lámpara de Dios  1944
Sábado, 29 de Mayo de 2010  Nuestra Madre del Santo Rosario 1902
Sábado, 22 de Mayo de 2010  Con María, llenos del Espíritu Santo  1548
Sábado, 15 de Mayo de 2010  Santa María, Madre del Papa 1558
Sábado, 8 de Mayo de 2010  María, Reina de la Iglesia  1373
Sábado, 1 de Mayo de 2010  Madre del Amor de los Amores 1760
Sábado, 24 de Abril de 2010  Madre Amada y Resucitada  1520
Sábado, 17 de Abril de 2010  Madre Anunciada 1326
Sábado, 10 de Abril de 2010  La Madre de la Misericordia y tu Madre  2293
Domingo, 4 de Abril de 2010  Madre de la Pascua 1572
Sábado, 3 de Abril de 2010  La Madre espera  1377
Sábado, 27 de Marzo de 2010  Madre de los Sacerdotes 2036
Jueves, 25 de Marzo de 2010  Madre de todas las madres  1463
Sábado, 20 de Marzo de 2010  Madre de los incomprendidos 3582
Sábado, 13 de Marzo de 2010  María, Horno del Amor Divino  1538
Sábado, 6 de Marzo de 2010  María, Tierra Santa 1337
Sábado, 27 de Febrero de 2010  Madre de los penitentes  1299

[<< Anterior] 4 5 6 7 8 [Siguiente>>]  

 [ Index Home  ]  [ Las Coronas de María  ]  [ La Devoción a María  ]  [ María en la Biblia  ]  [ María en la Iglesia  ]

[ María y los Santos  ]  [ María entre nosotros  ]  [ Canal Youtube  ] [ Mapa del sitio  ]

[ Sobre esta web  ] [ Publica tu Testimonio ] [ Firma el Libro de visitas ] [ Contacto ]