" "¡Cuánto gozo en llamarte Mamá! Mi corazón, ya lo ves salta de alegría, como cuando se acuerda de Jesús. Y Ella me respondía: Tú gozas en llamarme Madre, y yo gozo llamándote hija"" ( Santa gema Galgani )

[ ]    Home   ::  Reflexiones    [ ]

 

Sábado, 29 de Mayo de 2010

Nuestra Madre del Santo Rosario

Mientras Jesús caminaba por el Templo, los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos se acercaron a él y le dijeron: "¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿O quién te dio autoridad para hacerlo?".
Jesús les respondió: "Yo también quiero hacerles una sola pregunta. Si me responden, les diré con qué autoridad hago estas cosas.
Díganme: el bautismo de Juan, ¿venía del cielo o de los hombres?".
Ellos se hacían este razonamiento: "Si contestamos: 'Del cielo', él nos dirá: '¿Por qué no creyeron en él?'. ¿Diremos entonces: "De los hombres'?". Pero como temían al pueblo, porque todos consideraban que Juan había sido realmente un profeta, respondieron a Jesús: "No sabemos". Y él les respondió: "Yo tampoco les diré con qué autoridad hago estas cosas".

(San Marcos 11,27-33)


¿Y con que autoridad la Santa Virgen María le pidió a Jesús que adelantara su hora en las Bodas de Caná?

¿Y con que autoridad habla la Iglesia y presenta a María como Madre y Modelo?

Hace unos días recibí un correo de un hermano no católico que me dice:

“Recordarles  que  hay  una  diferencia  entre  doctrinas Cristanas
y  Doctrinas   catolicas Romanas. Las  Doctrinas cristianas  estàn  en  la  Biblia,  eso  del  rosario  es agregarle  a  la  escritura  y  ustdes  lo  saben.”


Se que a muchos nos dicen cosas parecidas, asi que veremos si el Ave María es un invento de la Iglesia Católica o, como ya sabemos pero es bueno recordarlo, la Salutación Angélica la “inventó” Dios y sí está en la Escritura.

Veamos:

"El nombre de la virgen era María. El Angel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo»." (Lucas 1,27-28)

Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: «¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! » (Lucas 1,41-42)

Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. (Lucas 1,31)

Como vemos, al rezar el Rosario los católicos no hacemos más que repetir el saludo que el mismo Dios envió a María a través del Angel Gabriel. Por lo tanto el Ave María está basado en la palabra de Dios o Escritura.

La segunda parte de la Oración Mariana, sí que son palabras de la Iglesia, de los fieles, que dirigiéndose a María le implora la interseción:

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadore, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Que María es Santa es algo indudable. Pues dice Dios en la Escritura:

“No hay árbol bueno que dé frutos malos, ni árbol malo que dé frutos buenos: cada árbol se reconoce por su fruto. No se recogen higos de los espinos ni se cosechan uvas de las zarzas.” (Mateo 7,17-18 . Mateo 12,33)

¿Podría ser Jesucristo, nuestro Dios, Salvador y Señor “fruto” de alguien que no sea Santa, Purisima e Inmaculada? No, pues es condición puesta por el mismo Dios: “Sean santos, porque yo soy santo.” (Lev 20,7. 1 Pe 1,16) Así que hay que tener mucho cuidado al hablar de la Santidad de María pues podríamos estar calumniando al mismo Jesús ...

Que María es la Madre de Dios es enselanza de fe, creida por los cristianos desde todos los siglos y enseñado por la Iglesia.

Además es de lógica común. Si Jesús es Dios, María es Madre de Dios. ¿No es acaso aquella buena mujer la madre del Abogado y aquella otra la madre del Presidente? Pues ni uno ni otro recibieron sus títulos o funciones a través de su madre, sin embargo no está mal que la madre sea considerada de tal manera. En Jesús aún con más seguridad, ya que El es Dios antes de ser hijo de María como bien lo indica el Espíritu Santo a través de Isabel y que consta en la Escritura: “¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?” (Lucas 1,43) y sabemos que el título de Señor era reservado especialmente para Dios.

De tal manera de que "Jesús es Dios" lo creemos todos los cristianos, aún los no católicos. Pero así como en la actualidad hay sectas que golpean a las puertas de nuestras casas con biblia y todo, asegurando que Jesús no es Dios, hubo muchos que pusieron en dudas la divinidad de Cristo en la antigüedad (la herejía de Arrio). Y por eso la Iglesia llamó a un Concilio en Nicea (Año 325) donde deja bien en claro que el Hijo de Dios, Jesucristo, es “engendrado”, no creado. Nosotros somos “creados” e hijos de Dios por adopción en la salvación de Jesucristo. Pero Jesús es verdadero hijo de Dios, engendrado, y por lo tanto de la misma naturaleza divina que el Padre Dios. De la misma manera que mis hijos reciben de mi, al ser engendrados, la misma naturaleza humana que tengo yo. Pues Jesús, recibe del Padre, en la eternidad (o sea, fuera de nuestro pensamiento y vivencia temporal), la naturaleza divina. Es Dios. Las enseñanzas de este Concilio son aceptadas tácitamente también por los no católicos.

Pero estas enseñanzas de la Iglesia igual tenian personas que no las aceptaban o “basándose en la Escritura”, las ponían en dudas. Fue asi que apareció Nestorio (que era un Obispo ...), allí por el año 430 apenas un siglo después del Concilio de Nicea, que decía que María no podía ser la Madre de Dios. Entonces, la misma Iglesia que llamó a Concilio en Nicea llamó ahora a Concilio en Efeso. Y definió:

"Confesamos, consiguientemente, a Nuestro Señor Jesucristo Hijo de Dios unigénito, Dios perfecto y hombre perfecto compuesto de alma racional y de cuerpo, antes de los siglos engendrado del Padre según la divinidad, y el mismo en los últimos días, por nosotros y por nuestra salvación, nacido de María Virgen según la humanidad, el mismo consubstancial con el Padre en cuanto a la divinidad y consubstancial con nosotros según la humanidad. Porque se hizo la unión de dos naturalezas (humana y divina), por lo cual confesamos a un solo Señor y a un solo Cristo" … "Según la inteligencia de esta inconfundible unión, confesamos a la Santa Virgen por Madre de Dios, por haberse encarnado y hecho hombre el Verbo de Dios y por haber unido consigo, desde la misma concepción, en María, el templo que de ella tomó" .

No se puede negar que María es Madre de Dios sin estar negando la Divinidad de Jesús. O al menos, sin caer en otras herejías mas complicadas que aseguraban que uno era el Hijo de Dios y otro el Jesús hecho hombre … Como ven, la maternidad divina de María está intimamente unida a la Divinidad de Jesús y procede de ella, por eso me detuve en este punto especialmente.

Y por último, en la oración del Ave María, rogamos a nuestra Madre reconociéndonos pecadores y le pedimos su auxilio ahora, en esta vida, y especialmente en la hora de nuestra muerte, cuando el Señor nos llame a su presencia.

Entonces, ¿Con que poder la Iglesia llama a María Madre de Dios? Con el poder que le viene de Dios siendo Ella el Cuerpo Místico de Cristo y siendo Una, Santa, Católica y Apostólica, tal como lo han enseñado los Concilios Niceno-constantinopolitano y lo expresan en el Credo que rezamos en cada Misa y que viene desde esa época. (Ver Catec. Parte I, Secc. 2, Cap. 3, Art. 9 “Creo en la Santa Iglesia Católica”)

Por lo tanto, el Ave María, parte esencial del Rosario, es bíblico y parte de la Escritura, como hemos demostrado. En cuanto al Padre nuestro, es bíblico y enseñada por Jesús en Mateo 6,9-13. Y el Gloria lo podemos ver en innumerables versiculos de la Biblia (y repetidos…) en donde no solo se glorifica a Dios sino que se nos anima a hacerlo en esta tierra y luego en el Cielo eternamente (Ap. 19).

Sin contar que la misma Virgen le enseñó a Santo Domingo como rezarlo y lo ayudó a vencer grandes herejías … sin contar que la misma Santísima Virgen María pide en sus apariciones incontables el rezo del Rosario… Sin contar los innumerables milagros producidos por Dios a raíz de la oración del Rosario (empezando por la batalla de Lepanto cuando la Virgen salvó a Europa de ser invadida y a la Cristiandad de perecer…) En fin, que cuando alguien te diga que el Rosario no está en la Escritura, podrás decirle con el Ángel: «Estas son palabras verdaderas de Dios.» (Ap. 19,9)

Nuestra Madre del Santo Rosario, ruega por nosotros que acudimos a ti.

- Claudio* -

1965 lecturas

Bookmark and Share

Ayúdenos a solventar nuestras webs de evangelización:

Donar 3 dólares 

Libreria

( Para seleccionar una reflexión haga click en el título )  

Pagina 4 de 8 / 157 reflexiones publicadas.

Fecha de publicación Título Lecturas
Sábado, 26 de Junio de 2010  Madre Pura de los purificados en Cristo 1528
Sábado, 19 de Junio de 2010  Virgen Santa de la Cruz  1616
Sábado, 12 de Junio de 2010  El inmenso e Inmaculado Corazón de María 3699
Sábado, 5 de Junio de 2010  Santa María, Lámpara de Dios  1994
Sábado, 29 de Mayo de 2010  Nuestra Madre del Santo Rosario 1965
Sábado, 22 de Mayo de 2010  Con María, llenos del Espíritu Santo  1596
Sábado, 15 de Mayo de 2010  Santa María, Madre del Papa 1610
Sábado, 8 de Mayo de 2010  María, Reina de la Iglesia  1425
Sábado, 1 de Mayo de 2010  Madre del Amor de los Amores 1812
Sábado, 24 de Abril de 2010  Madre Amada y Resucitada  1565
Sábado, 17 de Abril de 2010  Madre Anunciada 1366
Sábado, 10 de Abril de 2010  La Madre de la Misericordia y tu Madre  2336
Domingo, 4 de Abril de 2010  Madre de la Pascua 1615
Sábado, 3 de Abril de 2010  La Madre espera  1419
Sábado, 27 de Marzo de 2010  Madre de los Sacerdotes 2081
Jueves, 25 de Marzo de 2010  Madre de todas las madres  1505
Sábado, 20 de Marzo de 2010  Madre de los incomprendidos 3617
Sábado, 13 de Marzo de 2010  María, Horno del Amor Divino  1586
Sábado, 6 de Marzo de 2010  María, Tierra Santa 1385
Sábado, 27 de Febrero de 2010  Madre de los penitentes  1339

[<< Anterior] 4 5 6 7 8 [Siguiente>>]  

 [ Index Home  ]  [ Las Coronas de María  ]  [ La Devoción a María  ]  [ María en la Biblia  ]  [ María en la Iglesia  ]

[ María y los Santos  ]  [ María entre nosotros  ]  [ Canal Youtube  ] [ Mapa del sitio  ]

[ Sobre esta web  ] [ Publica tu Testimonio ] [ Firma el Libro de visitas ] [ Contacto ]